martes, 6 de diciembre de 2011

Valores son fundamentales en la Administración y Gestión de Empresas

Valores en la Empresa


Con la advertencia de que los valores se pierden cada vez más en la sociedad contemporánea, el filósofo y observador de fenómenos culturales Stephen Hicks asegura que los principios siempre han sido parte de los negocios, por lo que no deben ser olvidados, ya que ellos aseguran el éxito.

Invitado por la Universidad Francisco Marroquín para impartir charlas sobre filosofía, empresarialidad y economía, el pensador estadounidense enfatiza en que nadie debe aceptar que lo obliguen a hacer algo fuera de la ley.

¿Cuáles son los principios más importantes de la ética en la empresarialidad?
Son dos. El principio fundamental es la distinción entre las personas que crean valores y quienes son parásitos. En los negocios, algunas personas son productivas y otras no. Otro principio es la negociación e intercambio voluntario de valores. Hay depredadores que defraudan y roban por la fuerza los valores que otros con mucho esfuerzo crean.

¿Son principios universales?
Sí, pero eso no significa que sean universalmente practicados. En algunas culturas, robar y engañar es ensalzado y premiado, así como dar mordidas es algo que forma parte de los negocios de algunas empresas.

¿Nuestra formación influye en nuestros valores éticos?
Por supuesto. Es algo que aprendemos desde niños. Sin embargo, sin importar su cultura, las personas pueden diferenciar entre lo que es bueno y lo que es malo. Pueden y deben comprometerse a pensar por sí mismos.

Si soy parte de una empresa y me piden hacer algo inmoral, ¿debo renunciar?
Siempre se debe renunciar y buscar otro empleo, por integridad personal. Debemos comprometernos con crear valores y asociarnos con otras personas que también lo hagan. Nadie debe ser parte de una organización que promueva acciones fuera de la ley, que esté involucrada en hechos delicitivos.

Al empresario ético, ¿le va mejor?
Definitivamente que sí. Los que prefieren el otro camino típicamente podrían tener éxito rápido, pero los más exitosos, los casos más reconocidos, son de las personas comprometidas en crear valores. Con los países pasa lo mismo. Las naciones con una cultura muy fuerte de corrupción no prosperan tanto.

¿Qué se obtiene a cambio?
Cosas materiales, pero también otras más importantes, como la satisfacción. Si quiero ser el mejor en todo sentido no puedo hacer trampa ni tomar atajos. No podemos engañarnos a nosotros mismos; siempre sabremos si hicimos lo correcto o no.

 ¿Qué hacer si la gente no cree en el sistema y no quiere pagar impuestos o hace otras cosas no éticas?
Algunos sistemas son más saludables que otros. Cuando se vive en uno que está realmente corrupto, se comprende a quienes están tratando de ganarse la vida y el sistema no los deja. Es comprensible, por ejemplo, si alguien tiene que dar mordida o comprar algo sin factura para literalmente sobrevivir en los negocios. Lo que no me parece correcto es cuando alguien es parte de un sistema decente que funciona bien y de todas maneras hace trampa.

Hay críticas sobre cumplir con lo que dice la ley; ¿cómo ir contra la corriente?
Ser ético no es más difícil, aunque lo parezca. La presión social puede ser abrumadora, por lo tanto la respuesta es integridad personal e independencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario