miércoles, 15 de mayo de 2013

Una experiencia llamada Casita de los 1000 días


En ese espacio se dará información verbal a la población, se enseñarán técnicas adecuadas para lavarse las manos, lactancia materna, desparasitación, vacunación de niños y se les brindarán micronutrientes y vitaminas a los menores.
Emilio Méndez, de Tengo algo que dar, explicó que con esa estructura se busca que las 10 acciones de la Ventana de los Mil Días lleguen a todos los lugares donde no hay centros de Salud y que las comunidades conozcan sobre esas acciones.“Nosotros contribuimos en poner una propuesta en discusión y buscar respuesta a las preguntas. Es una semilla que podría dar muchísimos frutos”. Agregó que no se han identificado los fondos para hacer efectivo este proyecto. “Se tendrán diálogos con expertos para acordar las medidas de acción para implementar de mejor forma la Ventana de los Mil Días, ya que esta estrategia debe trascender gobiernos”

El prototipo de la Casita de los Mil Días será expuesto del 9 al 19 de mayo en la Plaza de la Constitución. Se espera encontrar voluntarios que aporten fondos o tiempo para la construcción y equipamiento de unas cuatro mil viviendas en Huehuetenango, Totonicapán, Sololá, San Marcos, Quiché y Chimaltenango, departamentos con mayor índice de desnutrición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario