lunes, 24 de junio de 2013

Feria de moda de hombre -Florencia, Italia- 2013


La feria de hombre de Pitti Uomo, la cita más importante de la moda masculina.

Más de un millar de firmas han sacado brillo desde primera hora a sus "stands" en la feria, con el objetivo de captar la atención de compradores de centros comerciales, estilistas y cazatendencias, que han desfilado hoy por el recinto de la Fortezza di Basso convirtiendo el recinto ferial en la mayor pasarela de moda de hombre del mundo.

La vuelta a las décadas pasadas y el aire "retro" de temporadas pasadas se afianza para dar paso a un estilo marcado por el desenfado del estilo "casual".

Es la era de la "sobriedad exquisita" o el "retro cool", señala a Efestilo, Amelia Muñoz, portavoz de Herno, una de las firmas italianas con más tradición en la feria, especializada en abrigos, que mantiene su marchamo de experimentación técnica en los tejidos, pero que también ha sabido adaptarse al paso del tiempo.

Patrones holgados en chaquetas y pantalones que se transforman con el juego de cremalleras, pinzas y distintos tipos de punto, que el diseñador vasco combinan con plisados hechos a mano, para crear piezas con primorosos juegos de volúmenes.

Cazadoras tipo bomber, casacas de inspiración rural o chaquetas cerradas con cremallera a media altura, configuran una colección con un lenguaje poco habitual, en las que fusiona combinaciones a veces imposibles como napa con fieltro, piel de cocodrilo con punto o lana con cuero.

Todo está "hecho en casa", y lleva el sello artesano español, algo de lo que presume el diseñador ante compradores internacionales, en este caso se ha ido hasta Igualada (Barcelona, noreste de España), donde, a su juicio, hacen el mejor punto de España.

La paleta de colores escogida por Etxebarria comienza en un blanco roto que transita por un tenue azul cielo y acaba en la oscuridad de los grises y el negro, en unas piezas claramente inspiradas en los patrones de los trajes regionales del norte español.

Así, un abrigo de largaterana, los pantalones plisados del traje regional mallorquín o el tradicional blusón vasco se subirán a la pasarela madrileña después del verano, en una clave contemporánea eso sí, pero sin por eso perder su esencia "rural".


Etxeberría mantiene un año más su pasión por los zapatos, en los que no abandona su afán experimental: utiliza materiales como mimbre, piel de entrefino o de pitón, a los que ha impreso formas imposibles, que solo han sido posibles gracias al "trabajo codo con codo con los artesanos" de Valverde del Camino Huelva, sur de España

No hay comentarios:

Publicar un comentario