lunes, 26 de marzo de 2012

No hay nada más grande que interpretar a Jesús


La Pasión
 Jim Caviezel ha demostrado sus convicciones religiosas, sus valores que pueden considerarse comunes a la Humanidad por medio del Derecho Natural. Ni beato, ni santo fanático, un hombre, un padre, un marido y un actor. Una persona normal que, abanderado por el evangélico "Etiam si omnes, ego non", ha sabido desmarcar una industria aquejada por una terrible fama, para centrarse en su familia y en mantener un gran nivel de moralidad, decencia y consideración a su alrededor. Personas como Caviezel, no solo cristianas, sino sinceras, respetuosas e inquebrantables, son las que faltan, no solo en el cine, sino en el mundo en general.
 
Mi escena favorita indica Jim...., Poncio Pilatos le habla a Jesús, y Jesús dice: “Aquellos que me conocen, conocen la Verdad”. Pilatos contesta: “¿Qué es la verdad?”. Jesús permanece callado. Luego, Pilatos se dirige a su esposa, Claudia, y dice: “¿Qué verdad es esta?”. A lo cual ella responde: “Si tú no lo sabes, yo no puedo decírtelo”. Muchas veces, la gente piensa que Jesús es un  fanático intolerante; pero no lo es. El habla en verdad. Habla con la plena verdad y plena gracia. Que las personas se abran, que estén abiertas a la Verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario