lunes, 25 de junio de 2012

Guatemala: El encanto de la cultura maya

Guatemala: El encanto de la cultura maya

Esta es la introducción al tema de portada "Guatemala: El encanto de la cultura maya". Sigue leyendo en ECOS 04/11 , págs. 9-13. El número de ECOS de abril 2011 se publica el 30 de marzo de 2011.

Más información y galería de fotos en Ampliaciones ECOS Online

Texto y foto: Elsa Mogollón


Desde la cúspide del templo 216 en el Parque Nacional Yaxhá-Nakum-Naranjo, se contempla gran parte de la espesa jungla de Petén y las aguas tranquilas de las lagunas de Yahxá y Sacnab. El verde profundo del interminable bosque absorbe los sonidos casi por completo. No hay nadie; todos los turistas están en el yacimiento arqueológico de Tikal, a unos 30 kilómetros de distancia. 

Estamos solos, rodeados de selva y agua y de una paz sin igual, rota a veces por el aullido de los monos y el aletear incesante de las libélulas. En este mundo primigenio, el mayor escándalo viene de nuestro corazón, que late emocionado.

La Selva de Petén es un lugar único y sagrado; aquí tenemos la sensación de estar en el origen del mundo, cuando todas las cosas estaban por inventar. Petén está ubicado al norte de Guatemala, y es parte de la Reser­va de la Biosfera Maya, que guarda entre sus bosques una deslumbrante vida salvaje y el legado perenne de la cultura maya en los yacimientos arqueológicos más importantes del país, como el Parque Na­cional Tikal, declarado Patrimo­nio de la Huma­nidad por la UNESCO; Yaxhá, Ceibal, Aguateca, San Barto­lo, así como El Mirador, donde se ubica la pirámide más grande del mundo maya.

Petén

Petén es el hábitat de más de trescientas especies de pájaros (entre las que destacan guacamayas, pavo silvestre y faisanes) y de una gran variedad de reptiles e insectos, y también el refugio de especies amenazadas o en vías de extinción, como pumas, jaguares, ocelotes, tapires, osos hormigueros, ardillas, mapaches, venados, jabalíes, armadillos y pizotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario