viernes, 22 de junio de 2012

Los Mayas valoraron el recorrido de Venus


Por Eduardo Rubio de siglo 21


Cualquiera que contemple el cielo al alba o al ocaso encontrará, tarde o temprano, una luminaria que destaca con su brillo muy por encima de todas las demás. Este objeto es el planeta Venus, y durante sus apariciones matutinas o vespertinas puede llegar a ser el más brillante en el cielo luego de la Luna y Sol.

Por la forma en que se mueve en el cielo, puede aparecer cerca de la Luna y de otros objetos formando impresionantes conjunciones planetarias y estelares. Esto hizo que fuera venerado por varias culturas alrededor del mundo.

Los Mayas valoraron el recorrido de Venus
Los Mayas valoraron el recorrido de Venus

Venus es un planeta interior que se encuentra entre la Tierra y el Sol, lo que permite que desde la Tierra podamos observarlo a cierta distancia del Sol varias horas antes del amanecer (lucero del alba), o bien por varias horas luego del atardecer (lucero del ocaso). Venus nunca es visible desde la Tierra alrededor de la medianoche.

Desde la Tierra, un ciclo completo del movimiento de Venus dura aproximadamente 584 días. Gracias a sus cuidadosas observaciones, los mayas identificaron este número y dividieron el ciclo en cuatro partes: 236 días de visibilidad en el este (lucero del alba), 90 días de paso detrás del Sol en los que no es visible debido al brillo del astro, 250 días de aparición al Oeste, visible al atardecer, y 8 días para el paso no visible entre la Tierra y el Sol (es en este momento en el que se pueden producir, de vez en cuando, tránsitos de Venus como el que ocurrió este año el 5 de junio).

El ciclo de 584 días comenzaba al momento en que Venus volvía a ser visible al amanecer y era una parte crítica del ciclo con relación a sus repercusiones negativas, representando cinco divinidades guerreras llamadas dios L: Diez Cielos, Señor del Amanecer, Hermoso Señor del Año, Día de las Sandalias y al Señor Uno Caña.

Los mayas encontraron que 146 Tzolk’ines equivalían a 65 períodos de Venus (104 Haab’s), lo que les llevó al principio a predecir la posición del planeta con un error de 5 días. Para compensar esto, ellos determinaron un ciclo mayor de tiempo equivalente a 301 revoluciones de Venus, lo que les llevó a calcular su posición con un error de 2 horas en 481 años. ¡Este es un logro que ninguna otra civilización antigua superó!

No hay comentarios:

Publicar un comentario